IN & OUT

28 02 2007

 

Resulta que tal día como hoy, tenía cita para pasarle la ITV al coche. Me pongo el despertador más temprano aún de lo que ya es normal, repaso la documentación del coche, y me piro al Polígono Industrial de rigor, con esos nervios que uno tiene ante ese evento, en el que más que una revisión del coche, parece que en cualquier momento el técnico te vaya a preguntar el peso específico del aluminio, y que de ello dependa que te den o no la pegatina. Me sentía como el Dr. Jones mascullando aquello de “solo el penitente pasará, solo el penitente pasará…”

Paso la prueba de contaminación sin problemas, previo pago de la tasa. Después, la comprobación de luces, frenos, limpiaparabrisas, intermitentes y claxon. Le pregunto en broma al técnico si de momento he aprobado, y con cara de trascendencia me dice que sí, pero que nunca se sabe hasta el final.

Siguiente prueba: ruido del motor. Le enchufan el medidor al capó, y piso el acelerador progresivamente las dos o tres veces de rigor, hasta las 3.000 r.p.m. Sin problemas, me dice.

Ya sólo me queda la prueba aparentemente más chorra. Esa en la que plantas el coche sobre dos plataformas, colocadas sobre un hueco abierto en el suelo en el que el técnico que está ahí metido te pide por el altavoz que gires el volante a un lado y al otro, como los críos en los cochecitos esos en los que metes la moneda y suena Mª Jesús y su acordeón. Ahí te miden la amortiguación, las ruedas y no sé qué leches más.

Termino, me hacen esperar fuera y, cuando llevo 5 minutos, me llama el técnico que estaba con los papeles, y me dice que el polígrafo había dicho que el veredicto era DESFAVORABLE. Le pregunto el motivo y me dice que es porque las ruedas delanteras están mál colocadas (¿?).

Le pido que me lo explique, y la conclusión es la siguiente: Los muy tarados de la SEAT que me cambiaron las ruedas delanteras hace más de un año, no deben saber que los neumáticos tienen 2 caras, una que ha de quedar hacia fuera, y la otra hacia dentro.

Los muy inútiles colocaron (en las dos ruedas además, eso es pericia y lo demás cuentos) la cara interior fuera. Pero no os creáis que es un defecto sólo al alcance de avezados técnicos, que tras años y años de experiencia en talleres son capaces de apreciar, a través de marcas ininteligibles para el común de los mortales, cuál es la cara interna y cuál la externa. Es los neumáticos pone en letras bien hermosas (lo que vendría a ser arial 32, negrita y mayúsculas): “INSIDE” y “OUTSIDE”.

(Pausa para que os dejéis de reír de mí, imaginando mi careto ante tal situación)

Pero lo mejor no fue eso. Sin duda lo mejor de todo fue que, tras contármelo, el técnico se pone a revisar las ruedas, y empieza a llamar a gritos al técnico de la prueba anterior, a la voz de “T’as equivocao, nene, que t’as equivocao… que la ‘ínsai’ está fuera, y la ‘óunsai’ dentro”.

Tras una breve conversación con el compañero, el técnico volvió a mí confirmando el diagnóstico desfavorable. “Es que mi inglés no es muy bueno”, me dijo.

No hace falta que lo jures, dude.


Acciones

Information

One response

1 03 2007
Mirella

¡Qué buena la historia! Oye, y en unos días que no he mirado tu blog has escrito muchas cosas, pero de todas ésta es la que más me gusta. Y voy a intentar ver el vídeo ese del baile…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: