El cristal con que se mira

21 05 2007

Me ha llamado la atención el siguiente titular aparecido en El Mundo, acerca de la puesta en libertad del conocido como “El Segundo Violador del Eixample”:

Un violador de Barcelona, libre pese a que Justicia dice que no está rehabilitado

Tal y como está redactado, el titular denota una clara connotación negativa por la puesta en libertad del preso, que directamente parece recaer, bien en una errónea política penitenciaria gubernamental, o bien en una decisión judicial que ha acordado poner al individuo de patitas en la calle, antes de que haya cumplido la condena que en su día le fue impuesta.

Sin embargo, si leemos el desarrollo de la noticia, podemos ver que:

“(…) ha salido de prisión, donde ha cumplido 16 años de condena por cinco violaciones, cinco agresiones sexuales y cuatro intentos de agresión, pese a que el Departament de Justicia ha alertado a la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia y a los Mossos de que no está rehablitado.

(…) ha cumplido los 16 años de condena en el centro penitenciario de Quatre Camins, en la Roca del Vallès (Barcelona). Durante este tiempo, se ha sometido “sin éxito” al programa especial para la rehabilitación de delincuentes sexuales.

Según fuentes penitenciarias, la junta de tratamiento del centro no ha estimado conveniente concederle permisos penitenciarios en las distintas ocasiones que se ha presentado la posibilidad, al entender que no ha dado muestras de rehabilitación (…)

El tribunal de la sección novena le impuso penas mínimas por los delitos -cometidos entre 1985 y 1991- porque los médicos forenses señalaron que padecía una neurosis grave, muy cercana a la psicosis. Según afirma el diario ‘El Punt’, aunque Martínez Singul ha cumplido condena como un recluso más (…)”

Es decir, se le impuso una condena conforme al Código Penal de 1973, se le han aplicado los beneficios penitenciarios que la Ley establece para el caso concreto, ha estado prisión durante 16 años conforme a Ley, y ha salido de la cárcel una vez que ha cumplido la pena que se le impuso. Ni más, ni menos.

Sin embargo, el tenor literal del titular destila algo más. Imaginad el siguiente titular para la misma noticia, y veréis la diferencia, sin tener que tocar siquiera el comienzo:

“Un violador de Barcelona, libre tras cumplir condena, pese a que Justicia dice que no está rehabilitado”

En ese titular (joder, parezco el de CQC con el Curso de Ética Periodística), la atención ya se centra, no en crear la duda acerca de si se ha cumplido o no la condena con que se castiga el delito (función punitiva de la pena), sino de una forma mucho más concreta (y “menos” alarmante) en el fallo de la función rehabilitadora de la condena, y la ineficacia del actual sistema penitenciario en su aplicación.

Lo dicho, que no cuesta tanto informar de las cosas correctamente.


Acciones

Information

2 responses

21 05 2007
Yaqui

Titulares perfectos para polemizar y que la gente se exalte con odas a la cadena perpetua y a la pena de muerte como ya he oído a gente cercana respecto a esta misma noticia hoy.

22 05 2007
mamipatatil

Eres un saaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaabio. Y el tema de las carceles y las penas y el cumplimiento de las mismas una vergüenza…más con el tema de delitos sexuales que se sabe que casi ninguno se rehabilita

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: