Un mundo ¿feliz?

20 11 2007

 

Me cabreó profundamente ayer leer en El Mundo un artículo sobre el Dr. Kevin Warwick, especialista en robótica e implantes cibernéticos, y la posible comercialización en 2 ó 3 años de microchips localizadores para ser implantados en niños (personas, adultos del futuro).

 

Me encabroné por la forma del artículo, escrito bajo el título de “Kevin Warwick, el fabricante de microchips para localizar a niños secuetrados.”

 

Me encendí al leer que la demanda y el interés de padres por esta tecnología se ha disparado como consecuencia de la desaparición de la famosa Madeleine.

 

Me enfureció el tratamiento que se le daba al “invento”, como simple solución para resolver casos de secuestros infantiles.

 

Me tocó los cojones el párrafo del artículo que dice:

 

“No está claro, sin embargo, si el nuevo localizador será un chip subcutáneo como aquél o alguna especie de implante parcial; algo que los críos –o, llegado el caso, sus secuestradores– no puedan tirar, pero que tampoco se convierta en una condena. ‘Si fueras una chica de 16 años, no te gustaría que tus padres dispusieran de esa tecnología’, señala Warwick.”

 

Me encolerizó saber la opinión de este tipo al decir:

 

“La tecnología involucrada no es particularmente cara”, comenta, “pero se pagará por el servicio, como ahora ocurre con los móviles“. Por supuesto, se trata de un producto que “nadie quiere tener que usar nunca”, pero que muchos desearían adquirir por si sucede lo peor.

 

Y ya me terminó de indignar la conclusión del científico:

 

Lo cual nos lleva a otro de los problemas éticos o sociales que podría originar el nuevo dispositivo de localización. ¿La tecnología estará en manos de la familia, de la Policía, de una empresa? “Ésa es la gran pregunta“, admite Warwick. “Probablemente, se solucionará de distintas formas en diferentes países“.

 

Consideraciones:

 

1) La simple posibilidad de que alguien pueda decidir ponerle a su hijo un chip para localizarlo me produce náuseas.

 

2) Me dan pena esos padres que, ante el Caso Madeleine, y supuestamente para proteger a sus hijos, reaccionan demandando un producto alienante y fascistoide, que equipara a hijos, perros, gatos y coches de lujo en el afán de tenerlos localizados.

 

3) Me parece vomitivo el planteamiento de que se trata de un producto que nadie quiere tener que usar nunca, pero que todo el mundo desearía tener por si sucede lo peor. Así piensan los yankees con respecto a las armas, y así les va.

 

4) Es alucinante que el tipo este se atreva a hablar de costes en los mismos términos que ocurre con los teléfonos móviles.

 

5) Me dan arcadas al ver que el Dr. Warwick, ante la gran pregunta de quién hará uso de esa tecnología (padres, empresas privadas, Estado), conteste con un a mí no me pregunten, que eso es algo que en cada sitio se regulará de una forma (que por supuesto me importa un huevo), pero yo mientras me forro vendiendo el microchip.

 

6) Hablar de tecnología al servicio de la familia, la policía o las empresas privadas me produce escalofríos. Se prescinde directamente del servicio que debe dar al individuo, a la persona, convirtiéndosele en parte misma de esa tecnología sin contar con su voluntad.

 

7) No estoy en absoluto en contra de los avances en materia de robótica, cibernética, genética… pero sí de su uso y venta como producto que satisfaga dudosos intereses desde el punto de vista ético, a costa de la voluntad del individuo (dejo al margen el debate sobre la investigación con células madre, que nada tiene que ver con ésto que ahora comento).

 

8 ) Cada vez entiendo menos a muchos de los padres de ahora (y lo digo sin serlo). Ese afán por la asepsia, por elegir el camino más fácil, por la no educación y el ya me los tienen que educar en la escuela, por darles a niños de 6 años un teléfono móvil, por ser capaces de privarles de la mínima autonomía por el simple puede pasar. Sé que es un debate complejo y largo pero la simple idea de que unos padres sean capaces de castrar a sus hijos por la simple posibilidad de que sean secuestrados me parece abominable.

 

9) A esos padres: Cuando su hijo deje de ser un niño y se convierta en adolescente y después en adulto, ¿qué? Se comenta en el artículo la posibilidad de que esos implantes se puedan quitar con los años. Sin embargo, imagino que para eso será necesario que alguien lo quite y ahí ya entramos en un terreno en el que eliminar ese localizador no depende simplemente de la voluntad del que lo lleva.

 

10) Pienso en Aldous Huxley y me pongo a temblar…

 

bd001brave-new-world-by-aldous-huxley-posters.jpg unmundo.jpg

EDITO (Si no lo añado, reviento): Llamadme lo que queráis, decidme que con esta afirmación voy en contra de la libertad de elección de quienes quieran adquirirlo y blablabla, me da igual. YO PROHIBIRÍA LA COMERCIALIZACIÓN de esos microchips. Tal cual. (No sé por qué leches este párrafo se me queda centrado)

 


Acciones

Information

15 responses

21 11 2007
asturcantino

-¿No éramos de la cuerda ‘prohibido prohibir’, ‘vive y deja vivir’,etc?
-Proverbio indio: “Antes de juzgar a una persona, camina tres lunas con sus mocasines.” No acepto Ñ como mocasines.
-Nada tiene que ver la educación con te secuestren un hijo, salvo la educación del hijoputa que lo secuestra.
-Yo tampoco le pondría el chip a un hijo mío, creo…

21 11 2007
asturcantino

Respecto a tu cabreo tras leer la noticia en El Mundo, en el pecado llevas la penitencia, a mi no me pasa

21 11 2007
Aurë

No, el de la cuerda del prohibido prohibir es el que dice eso de “¿y quién te ha dicho a ti que quiero que conduzcas por mí?”

A mí lo del prohibido prohibir, como lema en un momento histórico concreto, me parece fenomenal. Fuera de esa idea, me parece una soberana tontería.

Precisamente por eso, porque hasta una persona tan cabal y sensata como tú llega a dudar, siquiera sea mínimamente, lo prohibiría.

21 11 2007
Seele

Un título más que apropiado. Parece que no solo coincidimos en la música ^_^
A mi también me parece una salvajada, estamos convirtiendo la tierra en un campo de trabajos forzados limpio y seguro. Algún dia puede que diseñen un disco duro que pueda implantarse directamente al cerebro y te permita tener una “memoria extra”, o un monitor al estilo de ender con el que puedan ver lo que tu ves y sentir lo que tu sientes, tal vez una maquina que grabe sueños o una que proyecte en una pantalla lo que sea que se imagine una en su cabeza, pero aun cuando llegue ese dia los seres humanos seguiremos encerrandonos en nosotros mismos y sin comprendernos.

21 11 2007
Aurë

Muchas gracias por comentar, Seele. Ya sabes que vivimo tiempos en que parece ser que en nombre de la seguridad todo vale.

Asturcantino, prosigo, que la respuesta de antes me ha pillado saliendo de casa para el curro, con el reloj pegado al trasero.

Yo no estoy en nada a favor del ‘prohibido prohibir’. Llevada al paroxismo, esa máxima podría dar pie, por ejemplo, a la despenalización de delitos y faltas, a no sancionar el que alguien no lleve casco en moto, a permitir que empresas viertan lo que les salga de las santas tuberías a ríos y mares, a dejar que las cuatro empresas que producen bienes o servicios de primera necesidad pacten subidas de precios desproporcionadas, o a que nos deba parecer bien que un concejal cobre comisiones por concesión de licencias. Total, si hay que dejar hacer… Resulta que yo sí estoy de acuerdo con un Estado que fiscalice ciertos sectores, dentro de unos límites, que intervenga con inversión social para compensar los déficits del capitalismo, por poner un ejemplo.

No soy partidario del liberalismo exacerbado (ya estoy sacando de contexto esta reflexión). Soy más keynesiano y partidario de algunas teorías de Stiglitz, que de Friedman y la Escuela de Chicago (dónde va a parar).

Sobre la referencia que hacía con respecto a la educación que muchos padres dan (o no dan, mejor dicho) a sus hijos hoy día, es muy posible que haya mezclado churras con merinas. Sin embargo, creo que hay una relación bastante directa entre el miedo que muchos progenitores tienen a decir no y educar a sus hijos sobre la base de que hay cosas esenciales que, simplemente por el hecho de haberlo decidido sus padres, no se pueden hacer (ya sabes, eso tan extendido hoy día del miedo a frustrar a los hijos), y el tratar de compensar la ausencia de límites para los hijos con un control enfermizo de qué hace y dónde está en cada momento.

Basicamente me refiero a una especie de “no te voy a decir que no lo hagas o que no vayas, no vaya a ser que te frustre, pero a cambio necesito saber cada 5 minutos dónde estás y qué haces”.

Piensa simplemente en cuánto tiempo pasabas tú de pequeño en la calle, haciendo el cabra hasta la hora de cenar, y si ves hacer lo mismo a los chavales de ahora. Es mucho más cómodo dejar al hijo estar con el ordenador, la tele o la consola 4 horas al día, y saber que está ahí y hace eso, que preocuparse por educarle de forma solida desde que nace, y saber que puede estar tardes enteras jugando por ahí, confiando en que, como le has educado bien, va a actuar bien. Y si se equivoca (que se tiene que equivocar), lo has educado (o lo has intentado) para que, al menos, pueda comprender que ha actuado de forma errónea y pueda extraer una enseñanza de ello.

Me tienes que explicar lo de la Ñ y los mocasines, porque no lo he entendido.

21 11 2007
asturcantino

Aplicando el proverbio al caso que nos ocupa, los mocasines representan el hecho de tener un hijo. Considero que para opinar con conocimiento de causa (juzgar a una persona) es preciso ser padre de una criatura (caminar tres lunas), lo demás son conjeturas.
No acepto Ñ como mocasines porque por mucho que quieras a tu mascota (Ñ), nunca va a ser lo mismo que un Aurelín.

Más tarde continuo, que tengo una tarde de órdago a mayor.

21 11 2007
Aurë

Entendido.

Ni se me ocurre comparar tener un perro con un hijo, faltaría más. Pero te puedo asegurar (y hago la promesa con un atardecer detrás, sobre la roja tierra de Tara…) que en la vida se me ocurriría ponerle a un hijo un microchip. Y si lo hago, tienes permiso para untarme de brea, cubrirme de plumón de ganso y pasarme por la quilla.

21 11 2007
asturcantino

Una cosa es el intervencionismo económico, propio de gobiernos de izquierda, y otra en intervencionismo moral, propio de gobiernos de derecha. Personalmente no me gusta ni uno ni otro. Quiero que el Estado actúe lo menos posible sobre los mercados (dentro de un orden) y soy partidario del aborto, del divorcio, de la legalización de las drogas y de que cada uno haga de su capa un sayo si no molesta a los demás.
Respecto a la irresponsabilidad de algunos padres que dejan a sus hijos horas frente al ordenador, estoy de acuerdo contigo en que no es la mejor forma de educación y que hay padres que no merecen ser llamados así. Pero insisto en que un chaval con una excelente formación es susceptible de ser secuestrado en la misma medida que el que tiene callos de la jugar a la Play, porque esta desgracia no depende del niño, sino de un canalla y, aunque no sea políticamente correcto decirlo, ahora tenemos muchos más canallas en la calle que hace 25 años y puedo intuir la angustia que se siente al perder un hijo en esas circunstancias y por eso respeto, aunque no comparto su postura, a la gente que pueda optar por medidas tan drásticas.

27 02 2008
Wandalf

Oye Tío, creo que te tomas la vida muy en serio. De que sirve que te quejes si lo van a hacer igual y de todas maneras, ya lo hacen. Parecerá chiste pero la otra tarde me tuve que sacar un Chip que un dentista boliviano me insertó mientras me sacaba un carie y la secretaria muy monona meneaba sus pechos contra mi hombro. Una hora u media me han tenido, con cuatro inyecciones de anestecia y a los martillazos porque mi muela estaba en la ensía o cosas por el estilo. De no ser por la secretaria me hubiera quejado pero ni bien salí del quirófano sentía un dolor agudo que me hizo sospechar. Ni bien calmó mi herida tomé mis pinzas grotescas del quijote y comencé a escarbar, como la cosa estaba fresca no tarde tanto tiempo en llegar al dispositivo para extraerlo ante la mirada anonadada de los oficinistas del departamento de enfrento que se han puesto una video camara para poder mirarme y divertirse(yo no habia cerrado la cortina y creo que di un buen espectaculo para el cine que habita en sus ojos donde tambien estaba esa posibilidad de que tenga un dispositivo entre mis dientes) ¿que crees que hice? Le tiré a la basura dentro de un pan que debe de haber ido a parar al hocico de algun perro hambriento y cuando quieran rastrearme creo que les voy a ladrar. “Las palabras se acaban cuando la realidad comienza” (no es de huxley pero suena bien) … y es una pena que nosotros sigamos inspirando, puesto que borran los consejos morales y toman lo que nesecitan. Si por llevar un simple celular pueden rastrearte, un llavero. Un cinturón comprado en la tienda equivocada. Argentina tu sabes que es uno de los países mas atrasado en casi todos los aspectos pero muchas veces estamos a la vanguardia emocional. Cuando se comentaba que iba a venir una epoca en la que todos seriamos observados por satelites y llevariamos tatuado nuestro numero de identidad, nosotros ya pensabamos la rebelión para el mundo entero. Todos en chancleta y en la calle con minifaldas. Acuerdate tambien de lo otro cuando leas y veas la ceguera en tu alrededor… de los que todos los días le aguamos la fiesta al imperio (si quieres llamarle de alguna manera menos cordial). Saludos… este mensaje (me gustaría poder decir como antes.. se autodestruirá en diez segundos)…

4 09 2008
javier

cuanta razon tenia huxley…nada mas tengo para aportar, esoty de acuerdo con vos en todo, solo expreso mi apoyo por si hay algun gil diciendo fachadas, no lei los posts, solo los 2 o 3 primeros.

23 09 2008
Anónimo

estubo de nabo
y feo

3 01 2010
Anónimo

el microchip debe tener una pekeña pila o algo que lo alimente un microchip necesita electricidad no puede funcionar con la comida que tu te comas, x lo tanto esa pila se gasta… xD asike no sera muy dificultoso localizarlo y kitarlo ya q sera necesario cambiar la pila…
tmp lo veo para tanto esto existia desde ace tiempo el warwick este no lo a inventado… los microchip estos se usan desde ace algunos años para lokalizar tumores y operar dentro de un tiempo y cosas parecidas…
de todas formas al niño q no le guste estar lokalizado tiene internet y puede buscar como cargarse el microchip q la verdad cargarte un microchip es bastante facil azte una radiografia o pasate un potente iman x la parte en la q lo tengas… y ea a tomar x culo xD

20 06 2011
Patricia

Parece que no tienes hijos.. Con la cantidad de gente degenerada que parece que hay ahora y cuestionas esta idea. Yo estoy totalmente a favor, según su uso claro, es mejor prevenir algo tan serio como esto antes de que se destroce la vida de una familia y de un indefenso niño.

8 07 2011
Sayadine

Soy de la misma opinión que Patricia. Como se nota que algunos de vosotros no teneis hijos.

30 08 2011
Barrera Iddqd

Ojala nunca se te pierda un hijo…
Es todo lo que te digo…
Se nota tu ignorancia… y sobre todo… compararlo con un libro de Sci-Fi como lo es la majestuosa Utopia “Brave New World”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: