Actualidad varia

9 01 2008

new-hampshire.jpg

Tras la celebración de los caucus en Iowa la semana pasada, ya sabemos los resultados de la votación celebrada ayer en New Hampshire. Y nuevamente las encuentas no han dado una. Si en Iowa pronosticaban una victoria de Hillary Clinton, y ganó Barack Obama, para la votación de ayer esperaban una clara victoria de Obama, y resulta que la Clinton ha dado un golpe de efecto que le devuelve todas las aspiraciones de cara a la carrera presidencial.

Con los datos de Iowa, dije que los tres principales candidatos demócratas podían encontrar razones para el optimismo. Tras New Hampshire, parece que la carrera en el seno demócrata va a quedar reducida a dos. Si bien John Edwards podría dar un susto en algún Estado en el Supermartes (5 de febrero del año de las elecciones presidenciales, en que se celebrarán primarias en la mayoría de Estados), tengo mis dudas de que vaya a llegar a él más que como mera comparsa. No obstante, las próximas primarias se celebrarán en Carolina del Sur, cuna de Edwards, y quizá en esa votación vuelva a tomar un poco de oxígeno.

La Clinton, con su lacrimógena escena de anteayer (que le hizo recuperar mucho voto femenino, según los analistas), se coloca nuevamente en primera línea junto a la sensación del momento, Obama. Me gustaría ver la cara de los analistas que vendían ya la piel del Obama antes de haberlo cazado. A eso le llamo yo dejarse arrastrar por la seducción de un político.

Las cosas se ponen al rojo vivo para las próximas votaciones en Carolina del Sur, y las siguientes, nada más y nada menos que en Florida.

Del lado republicano, clarísima victoria de McCain y desplome de Huckabee (menor del que presagiaban la encuentas, que lo situaban quinto), a la espera de la llegada a Florida, en donde aparecerá en escena Rudolph Giuliani.

EDITO para añadir que me he reído bastante escuchando esta mañana en la radio las explicaciones que han dado las empresas demoscópicas con respecto a las desastrosas encuestas publicadas sobre los que serían los resultados en las primarias de New Hampshire. Básicamente han dado tres motivos para ello:

1) El entusiasmo de los jóvenes que votaron a Obama en Iowa. (¿¿Pero la encuestas no era sobre New Hampshire??).

2) Según tales empresas, muchos votantes dijeron que votarían a Obama cuando realmente no pensaban hacerlo por miedo a ser tachados de racistas. (Realmente lamentable la excusa, que utiliza de forma facilona y cutre la raza del candidato que finalmente no fue tan votado como las encuestas dijeron. Algo así como un “si la gente lo ha votado menos de lo que dijimos, será porque es negro”).

3) Hubo gente que votó a Clinton porque era la candidata que aparecía en primer lugar en las papeletas por orden alfabético. (Como se ha dicho en la radio, eso es llamar directamente imbéciles a los electores y lo demás son tonterías).

_____________________________

 

Pego unos fragmentos del interesantísimo artículo El Honor de Dios (Juan Luis Cebrián), publicado en El País.

“Sabemos que el cardenal Rouco Varela no es partidario del divorcio y así nos lo dio a conocer a finales del año pasado, con gran aparato propagandístico y mediático, rodeado de sus pares y jaleado por sus fieles. Pero sabemos también que la excepción confirma la regla y que hubo un divorcio concreto que sin duda no le debió sentar tan mal. Me refiero al de la princesa Letizia (con z de Zapatero), gracias al cual pudo el clérigo oficiar con la pompa debida los esponsales del heredero de la Corona en una escena digna del mejor Anouilh, en la que el honor de dios y el del rey parecieron, por un momento, evidenciarse absolutamente unidos. (…)

Merece la pena insistir en lo que oí por la radio al vicepresidente socialista de Castilla-La Mancha: los obispos y la Iglesia tienen todo el derecho a opinar de política, igual que cualquier ciudadano. Pues este es el punto: también los ciudadanos tenemos derecho a replicar a los obispos, sin ningún respeto diferencial hacia ellos más que el que se debe a todo individuo, pudiendo discrepar no sólo de sus opiniones políticas, sino polemizar también sobre sus recomendaciones morales y lucubraciones dogmáticas. Carecen por eso de fundamento las farisaicas quejas de algunos portavoces eclesiásticos por la supuesta campaña de descrédito organizada contra la Conferencia Episcopal tras la manifestación litúrgica. (…)

A los jóvenes de hoy conviene recordarles, o enseñarles si es que no lo saben, que el consejo que asumió la regencia del Estado a la muerte de Franco estaba compuesto por tres miembros, un civil, un militar y un prelado. La Iglesia ha ejercido de manera directa el poder temporal en este país hasta hace apenas tres décadas, permitiendo incluso a sus cardenales sentarse en las Cortes franquistas y sumarse al coro de los aplausos al dictador, a quien bendijeron como cabecilla de una auténtica cruzada de su fe. Ha disfrutado de prebendas, privilegios y prerrogativas como probablemente ninguna otra comunidad católica lo hizo durante el siglo XX en el mundo, desarrollando una actividad tan variopinta que le permitía lo mismo determinar la legislación con arreglo a sus conceptos morales que establecer el calendario de los días festivos. (…)

El laicismo, en la medida que exista, sólo puede ser radical, pues ha de garantizar la absoluta separación entre el Estado y cualquier tipo de confesión religiosa, por mayoritaria que sea, en la sociedad a la que representa. Pero el laicismo de nuestros gobernantes lejos de ser radical está más que descafeinado, al punto de permitir y promover la presencia de toda clase de símbolos, ritos y actos litúrgicos católicos en funciones estrictamente civiles, como los funerales de Estado o las tomas de posesión de los cargos públicos. Desde el punto de vista de la construcción democrática, estos hechos son más perniciosos incluso que la financiación con dinero público de las confesiones religiosas porque transmiten un permanente mensaje de la supuesta catolicidad del Estado. (…)”
_____________________
Había pensado escribir unos comentarios sobre la entrevista que anoche le hizo Àngels Barceló a Zapatero en la Ser, hilándola con la que esta mañana le ha hecho Francino a Pío García Escudero. Sin embargo, el exceso de curro en el día de hoy lo va a hacer imposible. Igual mañana pongo algo o, si no, lo meto como comentario en esta entrada.
Eso sí, no dejaré de decir que cada día me gusta (y seduce) más Àngels Barceló, y que la nueva etapa de Hora 25 tras el fallecimiento de Carlos Llamas va a ser una gozada.

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: