La niña del futuro

26 02 2008

Voy a ser original: hablemos del debate de anoche. Como debate entre los dos candidatos principales a la Presidencia del Gobierno de un país, el de ayer merecería poco más que un par de comentarios. Fue desilusionante contemplar cómo en hora y media no se oyó una sola propuesta programática. Ni una sola idea concreta de proyecto. Ni una medida específica. Fue un solar.

Como debate entre dos candidatos en un país en el que hacía 15 años que no se celebraba uno, da para algo más. Eran tantas las ganas de que se celebrase que ya han corrido ríos de tinta y ondas herzianas. Y lo que te rondaré morena. Si tengo que quedarme con una primera impresión general, probablemente en conjunto Zapatero salió airoso de la contienda, pero por los pelos. Durante casi la primera mitad del debate, sinceramente vi mejor a Rajoy. La razón claramente la encuentro en el formato. En este primer debate Rajoy abrió todos y cada uno de los bloques temáticos, lo que le permitió llevar la iniciativa y centrar los monólogos en el terreno que más le interesaba. Probablemente el lunes que viene cambien las tornas. Ello no obstante, en la primera intervención de cada uno, previa al fuego cruzado y mirando a cámara, Rajoy dejó bastante que desear. No da bien cuando habla directamenente a la cámara y sus ojos no pararon de desviarse del objetivo, dando la impresión de buscar más allá del piloto rojo un no se sabe qué.

En el apartado económico se pudo ver claramente que ninguno de los dos candidatos domina la materia. Rajoy estuvo más certero utilizando los datos microeconómicos, y su comienzo con la batería de datos relativos a los precios de productos básicos llegó más, y obligó a Zapatero a intentar contrarrestarlos con datos macro, más abstractos para los ciudadanos. Se vio a un Presidente incómodo, al que le costó entrar en calor, y Rajoy tenía muy fácil las réplicas, echando en cara al Presidente que se refugiase en los datos macroeconómicos frente a los problemas económicos más cercanos a la ciudadanía. Sin embargo, Zapatero dio alguna muestra de recuperación cuando sacó a relucir la permisividad del Gobierno del PP para con el redondeo al alza a la entrada del euro.

En el siguiente bloque, dedicado a la inmigración política social, esperaba bastante más de Zapatero. En su ámbito estrella de la legislatura le vi poco fino, quizás lastrado por el hecho de que Rajoy abría cada una de sus intervenciones con el tema de la inmigración. El Presidente trató de contraatacar con la batería de medidas legales aprobadas durante su gestión en materia de dependencia, matrimonios entre homosexuales o igualdad pero lo hizo sin la contundencia que esperaba. Eso sí, en el tema de las regularizaciones realizadas por el PP (con bonobús) dio la sensación de que nuevamente se zafaba y no salía especialmente dañado. Rajoy únicamente salió del discurso de la inmigración para hacer referencia a los datos del informe PISA, y eché en falta mayor referencia por parte de ambos a la sanidad (la obviaron escandalosamente), que se supone debe ser uno de los pilares de toda política social de un Gobierno.

En ese momento hacía ganador a Rajoy a los puntos. Había golpeado fuerte en el aspecto económico y había llevado la cuestión social al terreno de la inmigración, impidiendo que el discurso de ZP quedase tan lucido como debiera. Y tocaba como siguiente bloque temático el de la seguridad (léase terrorismo), en el que suponía a un Rajoy incisivo y locuaz. Así empezó. Tuvo uno de sus momentos más brillantes cuando le espetó al Presidente con qué Zapatero debían quedarse los ciudadanos, si con el que hace tres años decía que el PCTV era legal, o con el que ahora dice que no; con el ZP que decía hace un año que ANV era legal o con el que ahora dice que no; con el ZP que dijo tras el atentado de la T4 que no iba a volver a hablar con Batasuna, o con el que reconoció en El Mundo que sí lo había hecho. Sin embargo, llegó el momento en que Rajoy hizo alusión a que cuando el PP salió del Gobierno ETA estaba prácticamente derrotada, y Zapatero recogió ese guante para dar una primera estocada: si ETA estaba tan derrotada, ¿cómo se explica que el Gobierno del PP culpase a ETA del mayor atentado terrorista de la historia de Europa? El golpe pilló a Rajoy a contrapie, y no levantó el vuelo. A partir de ahí su discurso devino agresivo y hasta nervioso.

Siguió transcurriendo el debate y ambos fueron liberándose del corsé. Rajoy estuvo muy fino recitando el Pacto del Tinell (lo tenía fácil en ese punto), y Zapatero mostró una gran contundencia dejando en evidencia a Rajoy en relación con el trasvase del Ebro. Diría que ahí se lo comió con patatas. El nerviosismo de Rajoy fue en aumento, y más que creció cuando ZP, frente al ataque de aquel en política exterior, replicó con firmeza utilizando la defensa de Aznar que hizo en la Cumbre de Santiago de Chile frente a los exabruptos de Hugo Chávez.

Y en éstas estábamos cuando Rajoy cometió su gran error en el debate (no contrarrestado de forma muy certera por el Presidente, todo sea dicho, si bien es posible que optase por que las propias palabras de Rajoy fueran más que suficientes para dejarlo en evidencia): la supuesta agresión de Zapatero a las víctimas del terrorismo. Cuando ZP le acorraló (brillantemente por cierto) con la idea de que no podría ser Presidente del Gobierno quien había despreciado a cierto sector de la cultura (llamó “untados” a los artistas que apoyaron abiertamente a Zapatero), Rajoy solo supo reaccionar con la monserga del ataque a las víctimas por parte del Gobierno. Ahí el Rajoy moderado se cayó con todo el equipo, dando paso al argumento estrella del sector más reaccionario del su partido. Si buscaba captar voto de centro, desde luego pudo perder un buen puñado de adeptos, a costa de ganar algunas palmaditas en la espalda de los fieles acólitos de la AVT tras el debate.

Y llegó el momento de las conclusiones. Es curioso cómo el Rajoy directo y seguro puede dar paso a otro de gesto forzado y perdido en cuanto mira directamente a cámara. Cuando no tiene un interlocutor físicamente definido delante, se pierde de forma escandalosa. El discursito de la niña del futuro me sonó lamentable. Más bien parecía una redacción escolar que el producto del trabajo de sesudos analistas. La referencia a una niña que habría de nacer en una familia de padres con trabajo, que habría de convertirse en una mujer madura y responsable, orgullosa de ser española fue alucinante. Rajoy transmutó en una especie de Gloria Fuertes que hubiera perdido la rima, y en dicha metamorfosis perdió también una oportunidad única de esbozar, al menos, las líneas generales de su proyecto político para los próximos cuatro años. Frente a ello, Zapatero sí supo seducir a la cámara, de la que no desvió la mirada más que en una ocasión, y se mostró infinitamente más seguro y claro.

Si de algo pecó el Presidente fue de aludir de forma bastante reiterada al pasado, si bien no deja de ser cierto que me hace gracia que Rajoy se llevase tanto las manos a la cabeza ante dichas alusiones, cuando precisamente formó parte de todos aquellos Gobiernos del PP, como Ministro y Vicepresidente. Si Rajoy fuese una cara nueva del partido, ese recurso de Zapatero se habría vuelto en su contra de forma contundente y probablemente irreparable. Siendo como es Rajoy parte de aquel pasado (por más que lo niegue), esas referencias a los Gobiernos del PP, si bien fueron excesivas cuantitativamente, no son ni mucho menos gratuitas.

El lunes que viene más, y esta vez con Zapatero llevando la inciativa al abrir los bloques temáticos. Supongo una mayor agresividad por parte del Presidente, y habrá que ver qué tal se maneja Rajoy en sus intervenciones cuando éstas sean contracorriente. Espero sinceramente que ambos candidatos hayan tomado buena nota de su principal error en el debate de ayer, y asistamos a una verdadera puesta de manifiesto de propuestas de aplicación futura, y no solo se hable de las niñas del futuro.

Anuncios




Más Forges

23 01 2008

Esta semana voy hasta arriba de curro. Tengo un par de entradas pendienetes de escribir fuera del contexto político de los últimos posts. Hasta que tenga tiempo para redactarlas y subirlas, más de lo mismo, que me parto.

08995_dibujo_123_545lo.jpg

_____________________

A vueltas con la situación interna del PP, y con palito justificadísimo al Gobierno incluido, os recomiendo el muy interesante artículo de opinión de Josep Ramoneda, titulado “El Rehén”, en el suplemento “Domingo” de El País, de este finde pasado.





Dos apuntes de bolsillo

4 12 2007

1) Estoy indignado con el anuncio zapateril de que, si gana las próximas elecciones, suprimirá el Impuesto sobre el Patrimonio (decisión a la que ya se ha sumado Rajoy, por supuesto).

 

Estoy hasta las narices de tanto anuncio electoralista de bajadas o supresiones de impuestos. Y estoy totalmente de acuerdo con lo que ha dicho Llamazares. Bajar o suprimir impuestos, en cuanto estrategia fiscal general, no es de izquierdas. Y mucho menos suprimir los impuestos que gravan a quienes más patrimonio tienen.

Y es que en este país, como en tantos otros, perdemos el culo cada vez que algún político nos dice que nos van a bajar los impuestos, sin parar a pensar dos consecuencias: O bien se reduce con ello el dinero destinado a gasto social. O bien lo recaudan a través de impuestos indirectos. Y en el caso de la supresión del Impuesto sobre el Patrimonio, al desparecer los ingresos que se obtienen con lo que pagan quienes más tienen, si se quiere recaudar lo mismo, ya os digo yo que quienes lo vamos a pagar somos los demás, por otros medios.

Partiendo de la base de que es necesario mejorar la gestión de los servicios públicos, ¿qué queremos? ¿Pagar menos impuestos? Pues no nos quejemos de que los servicios públicos funcionan mal o son escasos, o de que no hay partidas presupuestarias para cubrir determinadas necesidades sociales.

¿Queremos más y mejores servicios públicos? Pues no pidamos tanto que nos bajen los impuestos, y exijamos que se empleen bien los recursos del Estado. Yo soy partidario, como idea general, de impuestos directos frente a indirectos, pues son mucho más “controlables” y por lo general bastante más justos, dado que pueden gravar en función de la renta o el patrimonio. Y como a cualquier hijo de vecino me gustaría que hubiese un equilibrio coherente entre mis ingresos y la presión fiscal que soporto. Pero si tengo que pagar más por tener mejores servicios públicos, que así sea. Y si lo pienso yo con respecto a mi más que normal situación económica, más aún lo pienso con respecto a los que más tienen, que son precisamente los que se ven gravados con el Impuesto sobre el Patrimonio.

Estoy seguro de que si se hiciera un encuesta, preguntando a los que a día de hoy tienen que pagar el Impuesto sobre el Patrimonio, si están de acuerdo con que se suprima dicho tributo, sin más, el 99’9% contestaría que sí, sin hacer la más mínima reserva. Y así nos va. A ver cuándo leches empezamos a pensar en lo que la sociedad realmente necesita. Zapatero ha metido la pata, y bien hasta el fondo.

Llamadme rarito, pero si a mí se me pregunta en una encuesta si quiero que se bajen los impuestos, mi respuesta no sería un simple “sí”, sino un “bueno, depende”.

__________________________

 

2) Me ha llamado la atención una cosa en el “Pulsómetro” de hoy de la SER. Encuestados sobre al incremento de los precios, el 72% cree que el Gobierno no está tomando las medidas que debería para frenar la subida.

A mí ésto me hace gracia, como el tema de los impuestos. Vale, bien, 3/4 partes de los encuestados creen que el Gobierno no hace lo suficiente para evitar la subida de precios. ¿Por qué no jugamos a darle la vuelta a la pregunta?

¿Qué queremos que haga/debería hacer el Gobierno para evitar, por ejemplo, que suba el pan o la leche? No es fácil de responder, ¿verdad? Estoy seguro de que si preguntamos si se quiere que el Gobierno intervenga en el mercado, ni de lejos un 72% de los encuestados diría que sí. ¿Qué tipo de Gobierno estatal queremos desde el punto de vista del mercado? ¿Queremos intervencionismo o no? Si queremos intervencionismo (al menos es lo que refleja el resultado el Pulsómetro), ¿hasta qué punto?

¿Y si se aprobase que el litro de leche, por poner un ejemplo, no podría costar nunca más de 0,60 €? ¿Y si limitamos el precio de la barra de pan por arriba en 0,40 €? ¿O el kilo de patatas, cebollas, tomates…? ¿O el litro de aceite? ¿Seguiría habiendo un 72% que estaría a favor de tales medidas? Pues no, porque ya le empezaríamos a tocar el bolsillo a quienes se enriquecen intermediando, y el abanico de los que estarían en contra crecería. Pero si tenemos que culpar a alguien en esta materia, lo primero que se nos ocurre es señalar al Gobierno (sea del color que sea), y en este caso la cuestión no es desde luego tan sencilla. Antes deberíamos aclarar qué sistema queremos. Se nos llena la boca hablando de libre mercado, y culpamos a los de siempre en cuanto ese libre mercado actúa como no nos gusta.

Yo sí estoy a favor de un intervencionismo (y duro) en determinados sectores, y fundamentalmente contra quienes se lucran a costa de agricultores y ganaderos de un lado, y de consumidores de otro. ¿Y ese 72% del Pulsómetro? ¿Qué quieren ellos hacer?





Pesadilla

27 11 2007

 

Ésto debe tratarse de una broma. Una truculenta y pesada broma. Demasiadas coincidencias. Alguien quiere castigarme, y a fe mía que lo está consiguiendo.

 

Primero mi perro se vuelve aparentemente facha.

 

Y ahora…

 

Termino de comer. Recojo la mesa. Hago el cafelito y me llevo la taza a la terraza. De camino cojo un cigarro y el mechero. Abro la puerta de la terraza, dejo el café en la mesa, me coloco el pitillo en la boca y, cuando su extremo empieza a arder, levanto la vista hacia la calle y…

 

¡¡¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH!!!

 

Casi me muero del susto cuando he visto lo que nos han plantado delante de casa

79877_dsc_0338_123_65lo.jpg

¡Joder, y así sin avisar! Es peor que ver “El Resplandor” por vez primera.

 

Asturcantino, ya estoy imaginando tu comentario… 😉





Definición RAE

21 11 2007

“Rajoy no irá a la manifestación del sábado de la AVT pero garantiza el apoyo de su partido”

71844_rajoy5_123_174lo.jpg

 

FALSO

(Del lat. falsus).

1. adj. Engañoso, fingido, simulado, falto de ley, de realidad o de veracidad.

 

CHAQUETERO

1. adj. coloq. Que chaquetea, que cambia de opinión o de partido por conveniencia personal.

 

 

COBARDE

(Del fr. couard).

1. adj. Pusilánime, sin valor ni espíritu.

 

HIPÓCRITA

(Del lat. cristiano hypocrĭta, y este del gr. ὑποκριτής).

1. adj. Que actúa con hipocresía. (Fingimiento de cualidades o sentimientos contrarios a los que verdaderamente se tienen o experimentan.)

________________________

 

Ya que ha organizado Ud. la que ha organizado durante los últimos tres años y medio, al menos tenga los santos bemoles de ir a la manifa de sus amiguitos y dar la cara delante del electorado. ¿O es que tiene Ud. miedo de perder votos? ¿Es eso? ¿Le asusta que la gente no le vote por sus ideas?

 





Visiones de Mariano

30 10 2007

62310_20071030elpepivin_1_123_714lo.jpg

___________________

marianico.jpg

Fuente





Rajoy, el Meteosat, los gemelos y los suizos

22 10 2007

Tres asuntillos políticos de la jornada (por no hablar del tema de los trenes en Cataluña, que merecería entrada y casi blog propio, y por el que no entiendo cómo no han dimitido ya más de uno y más de dos):

1) No hace falta esperar a la publicación oficial del Programa del PP en materia medioambiental, para saber cuál es la idea central de su proyecto en relación con la lucha contra el cambio climático, según Mariano Rajoy. Escuchado en la SER:

“Yo sé poco de este asunto, pero mi primo (Catedrático de Física de la Universidad de Sevilla) supongo que sabrá, claro. Y entonces dijo: Oiga, he traído aquí a diez de los más importantes científicos del mundo y ninguno me ha garantizado el tiempo que iba a hacer mañana en Sevilla. ¿Cómo alguien puede decir lo que va a pasar en el mundo dentro de 300 años? No lo sé… Es decir, no lo sé. Es un asunto al que hay que estar muy atentos pero, en fin, tampoco lo podemos convertir en el gran problema mundial. Hay otros problemas más importantes como los del sector energético o los de las emisiones (de CO2) (…)”

A ver, D. Mariano, dígale a algún compañero de su primo que le enseñe la diferencia entre lo que se conoce como “el tiempo” (estado de las variables atmosféricas, de un determinado lugar, en un momento determinado), y el “clima” [que es un promedio, a una escala de tiempo dada de varias décadas o siglos, del tiempo atmosférico, y que incluye en su estudio muchas y diversas variables, externas unas (variaciones solares y orbitales, por ejemplo), internas otras (corrientes oceánicas, deforestación, gases del efecto invernadero…), por lo que no influyen solo las modificaciones de esas variables, sino también las respuestas que se adopten frente a tales cambios].

Por otro lado, dice que no es un problema tan importante, y que lo es más el sector energético o las emisiones de CO2. ¿En qué quedamos? Las emisiones de CO2 son importantes, ¿pero no desde el punto de vista del cambio climático?. ¿Desde qué punto de vista entonces? Igual es que le preocupa cuánto le va a subir el Impuesto de Circulación de su coche por lo que emita de CO2…

___________________________

2) Adiós gemelos, adiós. El Partido de los gemelos Kaczynski ha dejado de ser la primera fuerza parlamentaria de Polonia, tras los comicios celebrados ayer, por lo que el nefasto Jaroslaw Kaczynski pierde el puesto de Primer Ministro. Además, los dos partidos más radicales (sí, sí, más aún), la ultracatólica Liga de las Familias Polacas y los populistas de Autodefensa salen del Parlamento. En el resto de la Europa unida esperamos ansiosos los acontecimientos venideros.

151_6567.jpg 68332_apc2_123_902lo.jpg

_________________________________________

3) Se van unos pero llegan otros… La Derecha xenófoba suiza ganas las elecciones con el 29% de los votos, muy por delante de la segunda fuerza política, los Socialistas, que se han quedado con un 19,5% de los votos. De hecho, es la primera vez desde 1919 en que un partido obtiene tal cantidad de votos.

Se presenta muy calentita la próxima legislatura en Suiza, pues la configuración del Parlamento (155 escaños) será:

  • UCD-SVP (Derecha xenófoba)…………………………………………………. 61 escaños.
  • Partido Socialista…………………………………………………………………. 43 “
  • Partido Verde………………………………………………………………………. 20 “
  • Otros (Derecha clásica, Partido Radical y Democracia Cristiana)………. 31 “