Caos Dulce

25 09 2008

Desde que escuché hace meses en la radio en primer single del nuevo disco de Extremoduro (La Ley Innata, que se acaba de publicar hace unos días), día tras día olvido subirla al blog. Acabo de sorprenderme tarareándola en el curro y, como estoy delante del ordenador, al fin la pongo.

“Dulce Introducción al Caos”. Una maravilla, como tantas otras del poeta Robe Iniesta.

Vodpod videos no longer available.

Se rompió la cadena que ataba el reloj a las horas,
Se paró el aguacero, ahora somos flotando dos gotas,
Agarrado un momento a la cola del viento me siento mejor,
Me olvidé de poner en el suelo los pies y me siento mejor,
Volar! Volar!
Anuncios




Canción de la semana (The White Stripes)

2 12 2007

 

Me he enamorado de una canción este finde. Hace unos meses me bajé el último disco de The White Stripes (“Icky Thump”), uno de mis grupos fetiche (aunque solo fuera por Seven Nation Army, deberían pasar a la historia). Escuché en la radio el tema de “Conquest” y me gustó tanto que no pude evitar dedicarle una entrada. Luego fui escuchando el disco un poco más, sobre todo las primeras canciones, y me encantaron las de Little Cream Soda y You Don’t Know What Love Is.

 

El caso es que este finde he tenido algo más de tiempo para escuchar tranquilamente el álbum completo, y he descubierto una canción que, irremediablemente, ha pasado a formar parte de mi selección de pequeñas obras maestras de la historia de la música: “A Martyr For My Love For You“.

Una triste balada (con el sello propio e inconfundible del dúo) sencillamente deliciosa, que comienza con lo que parece a todas luces el final de una canción y, al compás de unos preciosos acordes de guitarra, nos adelanta ya en dos líneas la razón por la que la historia de amor, en este caso, no debe salir bien. Y es que “She was sixteen and six feet tall / In a crowd of teenagers comin’ out of the zoo”…

Así, entre dulces divagaciones, nos llega el poderoso estribillo, en el que la razón se acabará imponiendo porque, pese a la dulzura de los besos que puedan ser, pese a que (o precisamente porque) “I’m beginning to like you”, (…) “I’m trying to save you / From all of the things that I’ll probably say or do (…)”. Así que, pese al dolor, pese a tu dolor, “The right thing for me to do / Is to leave you alone…”

Sin embargo, la conciencia de la bondad de esa decisión no es analgésica. El dolor se siente a flor de piel, y eso se nota en toda la canción. Por eso, el final de la misma, repitiendo una y otra vez el título del tema, es lo que para mí termina de elevar esta canción a los altares. Una auténtica joya.

“A Martyr For My Love For You”

Si queréis seguir la letra, dadle a leer el resto de la entrada.

P.S.: Asturcantino y Cheni, creo que este tema os va a gustar.

Lee el resto de esta entrada »