Gracias, Pedro Antonio

26 02 2009

Anoche me llamaron mis padres, advirtiéndome de que me habían mandado algo por internet que me encantaría leer. Abrí el mail y seguí el link enviado. Tengo que volver al blog para contarlo.

Es un artículo de Pedro Antonio Ríos -la imagen en Murcia de Izquierda Unida durante muchísimos años- publicado en La Verdad, en el que, con ocasión del 23-F, recuerda cómo lo vivió allá por 1981. En los párrafos 3º y 4º me da un vuelco el corazón y se me hace un nudo en la garganta. En su 23-F estuvo mi abuelo, del que ya os he hablado en alguna ocasión. ¡Y menuda forma de estar, abuelo!

“Con treinta años y como concejal del Ayuntamiento de Murcia, viví aquel 23-F en la Comisión de Personal, que desde las cinco de la tarde presidía D. Aurelio Serrano, sentado en el vértice de esa larga mesa, más cercano del acceso al salón de Plenos. A su izquierda, el secretario general y los concejales de UCD y a la derecha, Paco Solano, Mari Carmen Lorente y yo mismo. Sobre las seis y media entraron en la sala el Oficial Mayor y Riera, concejal de UCD, con la cara demudada diciendo que unos terroristas disfrazados de guardias civiles habían entrado en el Congreso. Girando la cabeza, tenso, le dije: «dices bien, son terroristas, pero son guardias civiles dando un Golpe de Estado».

Nos propusieron levantar la sesión y D. Aurelio dijo, con firmeza y a la vez con serenidad: «La sesión se levantará cuando se agote el orden del día, estos señores ya me levantaron en el 36, siendo alcalde de Alcázar de San Juan y a mi edad no me van a levantar del Ayuntamiento de Murcia». Sentí admiración y orgullo por su actitud.”

Nadie había comentado ese artículo en la edición digital del periódico. No pude evitar dejar constancia de mi agradecimiento. Os reproduzco el comentario porque, ya en frío, no se me ocurre nada mejor que decirle a Pedro Antonio Ríos que lo que ayer escribí en caliente.

“Gracias por recordar la figura de mi abuelo con esas palabras de firmeza y aplomo.

Gracias por hacerme recordar que no puede pasar un sólo minuto sin que me sienta orgulloso de llevar su sangre.

Gracias por conseguir que a un nieto se le haga un nudo en la garganta acordándose de su abuelo, al tiempo que maldice no tenerle ya a su lado, justo ahora que ese nieto podría ser una persona mínimamente interesante para que aquel abuelo pudiera contarle cómo la Historia pasó por él.

Gracias por traer a mi memoria imágenes de su sonrisa con olor a Brummel.

Gracias, Pedro Antonio.”

Añado: Gracias por contarme un pedacito de la vida de mi abuelo, ahora que no está ya a mi lado para preguntárselo.

Y sobre todo, gracias a ti, abuelo.





Memoria selectiva

17 07 2008

Hago un paréntesis en mi furia para ponerme futbolero cebolleta. Ahora que se ha ido Ronaldinho al Milán me ha dado por acordarme de uno de los (muchos) maravillosos artículos de quien para mí es, con diferencia, el mejor periodista deportivo de este país: Santiago Segurola. Data de un 20 de noviembre (lagarto, lagarto) de hace 3 años. La noche antes pasó esto (en el vídeo la fecha está mal)…

Y Segurola lo contó al día siguiente así en El País:

Un Barça glorioso.

Una noche para el recuerdo abrió heridas profundas en el Madrid y coronó al Barça en el Bernabéu, donde se asistió a un partido que recordó a otro inolvidable, aquel de Cruyff y el 0-5 que jamás se borrará de la memoria de los aficionados. El Barça desplegó todas las cualidades que le han convertido en el equipo más brillante del fútbol europeo.

Una noche para el recuerdo abrió heridas profundas en el Madrid y coronó al Barça en el Bernabéu, donde se asistió a un partido que recordó a otro inolvidable, aquel de Cruyff y el 0-5 que jamás se borrará de la memoria de los aficionados. El Barça desplegó todas las cualidades que le han convertido en el equipo más brillante del fútbol europeo. A la cabeza, Ronaldinho, autor de dos goles que terminaron con cualquier debate. La hinchada del Madrid lo reconoció con elegancia. Allí había un jugador excepcional y un equipo formidable. Del Madrid no quedó nada. Sólo desánimo y destrucción. La derrota sólo manifestó todos los síntomas que aquejan a un equipo que viene de numerosos fracasos y parece abocado a una crisis enorme.

El partido retrató la abismal diferencia actual entre los dos equipos. Uno responde a un plan. Está diseñado para jugar. Ficha para ajustarse a un modelo. El Barça no sólo es un equipo, es una idea de fútbol, una idea singular en estos tiempos, pero perfectamente conocida en un club que cambió radicalmente con Cruyff. Hay un hilo que conecta a aquel Barça con éste. Se observó con claridad en Chamartín. El Barça jugó con autoridad y clase. Y esta vez no le faltó el coraje que le faltó en otras ocasiones, cuando se presumía una superioridad que no terminaba de concretar. Enfrente tuvo a un equipo que no obedece a ningún plan. El Madrid es producto de una idea mercantil que ha destinado al fútbol a un papel secundario. Tiene estrellas, contrata jugadores, gasta enormes cantidades de dinero, pero es un equipo sin perfiles. Ni se sabe a qué juega, ni tiene posibilidades de jugar bien. Es un mosaico decepcionante, con una plantilla descompensada, con algunos jugadores en el crepúsculo de su carrera, todos ellos condenados a la titularidad por las peculiares prioridades del club. No faltaron Zidane, Beckham, Roberto Carlos y Ronaldo en el equipo que se enfrentó al Barça. Alguno venía de un largo periodo de inactividad -Ronaldo-, otros pasaron sus mejores días hace bastante tiempo -Zidane-, otro es el sello comercial del club -Beckham- y Roberto Carlos no tiene sustituto en la plantilla. Pero todos jugaron. A su alrededor, un equipo abnegado en el mejor de los casos, irrelevante en el plano futbolístico, inferior al Barça en todos los aspectos.

La hinchada asistió con amargura al desastre del Madrid y tuvo la grandeza de admitir la superioridad del Barça, encabezada por Ronaldinho, autor de dos goles impresionantes que le coronaron como el jugador del partido. Ronaldinho eligió el partido perfecto para proclamarse futbolista del año, balón de oro y todos los galardones que quiera. Es en noches como esta, donde los grandes futbolistas están obligados a manifestar sus poderes. Nadie en el Madrid pudo desafiar a Ronaldinho, Eto’o y Messi, la delantera que está destinada a protagonizar grandes días para el Barça y para la Liga española. Si el Madrid no reacciona con el proyecto futbolístico que ahora no tiene, el Barça tiene vía libre para hacer época. Es un equipo joven, brillante y bien construido. Con una particularidad, representa un ideal futbolístico tan poco corriente que se convertirá en un formidable reclamo comercial en todo el mundo. Todo lo que el Madrid pretende hacer con estrellas publicitarias, el Barça lo conseguirá por puro fútbol. Y con poco gasto.

No hubo discusión: el Barça se impuso en todos los órdenes. Acreditó su autoridad con goles, ocasiones y excelentes jugadas. Es posible que no sea un equipo impermeable. Concede oportunidades que son impensables en la Juve o en el Chelsea, pero su propuesta es magnífica. Juega al ataque y juega exquisitamente. Es la clase de equipo capaz de ganarse la admiración del Bernabéu. Pocas veces la hinchada madridista ha asumido con tanta resignación la grandeza del rival histórico de su equipo. Pero no hubo otro remedio. Cuando Ronaldinho protagonizó la maravillosa jugada del tercer gol, la gente se levantó, olvidó rencillas y ovacionó al jugador brasileño. Fue una ovación de reconocimiento a Ronaldinho y al equipo que había triunfado en el Bernabéu. Hay momentos donde el fútbol puede con todo. Ese fue uno.

Detrás de los tres goles del Barça hubo varios que no llegaron por la actuación de Casillas, el único jugador del Madrid que no pareció superado por el trago. Que eso ocurra ante su hinchada y en el partido más esperado de la temporada, es una pésima noticia para el Madrid. Derrotas de este calado tienen graves efectos sobre el club, sometido ahora mismo a un desánimo absoluto. Los aficionados salieron enfadados y aturdidos del encuentro, convencidos del difícil panorama que le espera al Madrid esta temporada y probablemente en el futuro como no cambie de política. En el otro lado, todo funcionó como la seda. No fue el típico partido que se sale de la realidad. Fue la consagración de la realidad. El Barça aplastó al Madrid con un juego que mezcló la serenidad, la precisión y la contudencia de sus delanteros. Todo con ingenio y clase. Fue una gran noche de Messi, que ganó con claridad su duelo con Roberto Carlos y salió vencedor en otro duelo virtual: el que mantiene con Robinho. Eto’o fue de nuevo el depredador implacable que destruye temporada tras temporada a la defensa del Madrid. Anotó el primer gol y en ningún momento se sintió cohibido por las censuras de los aficionados. Y finalmente Ronaldinho, autor de un partido grandioso, maradoniano por las cosas que hizo y por el efecto que dejó. Sus goles fueron dos obras de arte. Combinó la potencia, la velocidad, la astucia, la habilidad y la precisión. En Ronaldinho desembocó el magnífico partido del Barça, el mejor Barça que ha pasado por el Bernabéu desde la célebre noche de Cruyff y el 0-5.”

En fin, que leo ahora lo de que “si el Madrid no reacciona con el proyecto futbolístico que ahora no tiene, el Barça tiene vía libre para hacer época” y me pongo de una mala leche…

P.S.: ¿Recordamos también el primer gol de Dinho en partido de Liga en el Camp Nou? (03/09/03). No fue mala presentación en casa, ¿eh?





Faemino y Cansado

23 04 2008

Dándole al palique esta mañana Glen y yo hemos terminado hablando de Faemino y Cansado, y me han entrado ganas de rememorar algunos de los sketches más míticos de esta pareja de maestros. Aquí os dejo una selección, para echar unas risas. ¡Qué grandes son los jodíos!

Primero el de La Óptica, de su programa de la 2 El Orgullo del Tercer Mundo. “Lama es una cosa de esas del vudúuuuuuuuu”:

Otro de los más memorables, del mismo programa: El Acueducto de Segovia (probablemente mi favorito).

De su época en Cajón Desastre (¡qué tiempos!), uno de los de su serie de superhéroes: El Hombre Opaco.

Otra de sus perlas, ésta de una de sus funciones teatrales: La Pera Marielena (ésto lo vi yo en Murcia hace mil años y casi me da algo de la risa en la butaca):

Y para terminar, no podían faltar los memorables Arroyito y Pozuelón, con su Arzobispo de España.

“Y dicen que ésto es fácil… Joder… ¡Y una mierda así de alta!” 😉





Recordando con Yaqui

28 09 2007

Yaqui ha escrito una entrada estupenda centrada en aquellas tardes de nuestra infancia, en las que había dos elementos constantes: Bocata de nocilla (vale, reconozco que en mi caso la especialidad era el chorizo con queso) y Barrio Sésamo.

En esa entrada ha subido tres vídeos esenciales en todo remember de Barrio Sésamo, y yo me permito añadir dos más que son casi tan míticos como esos (al menos en mi recuerdo):

Supercoco. El crack de entre los cracks de Barrio Sésamo. “El protector de los niños pequeños y de los conejitos.” 🙂

Y el “manah manah”. Un temazo.

Puestos a recordar, no puede faltar el otro gran programa que marcó para siempre nuestras vidas. ¡Cómo no! La Bola de Cristal. El mejor programa infantil-juvenil de la historia de la televisión. Cualquier cosa que pueda decir de él ya habrá sido dicha pero jamás se ha tratado a los pequeños con tanta madurez, sinceridad, cultura, educación y respeto por esas mentes inquietas y curiosas que anidaban en nuestros cabezones sin cuello. ¿Por qué no se puede hablar en un programa infantil de política? ¿Por qué no de tolerancia y libertad de expresión, sin falsos empalagos? ¿Por qué no de las cosas importantes que pasan en el mundo?

Pues ellos lo hacían. Y de qué forma. Ponían fotos de guerra, de violencia racista. No hay más que recordar la entrada del programa, que nos sabemos a pies juntillas. Imágenes de devastación, esclavitud… en un programa infantil. Sí, y no pasaba nada. Hasta nos enseñaban a “desaprender”, y nos lo tomábamos a coña, porque lo era, y no nos volvíamos psicópatas. ¿Por qué? Porque se nos hablaba como a personas que se suponía que sabíamos decidir a ese nivel lo que está bien y lo que no, porque se suponía que estábamos bien educados. Y si nos equivocábamos, aprenderíamos de nuestros errores. Se nos hablaba de lo bueno y de lo malo. Y se nos ofrecía la posibilidad de razonar sobre ello y actuar en consecuencia, siendo libres de equivocarnos en el procedimiento de aprendizaje.

Los Electroduendes, esos extraños seres que hablaban en verso e insultaban utilizando términos físicos y químicos, que nos hablaban a su manera de las elecciones, la Bolsa, el empleo y el paro… Os subo un vídeo descomunal que es el mejor ejemplo de lo que se podía ver en el programa.

Feminismo distorsionado, imágenes de combates armados, versos violentos, disturbios callejeros, un tío haciéndole un puente a un coche y pegando un “tirón”, que finalmente es detenido por la policía (ojo al mensaje final de Pablo Carbonell), la Bruja Avería “fundiendo” a todo cristo… Sí, veíamos esas cosas en La Bola, y no nos ha pasado nada más ni nada menos que a todo el mundo. Hemos crecido y madurado, algunos mejor y otros peor pero se puede ofrecer una programación infantil y juvenil con contenido sin temor. No pasa nada. No hay que llevar la asepsia a límites absurdos.

Lo que me gustaría saber es qué leches se nos pasaría por la cabeza al ver ese programa. Estoy convencido de que no conoceríamos el significado de la mitad de las palabras que utilizaban Los Electroduendes. Daba igual. Nos encantaba. Y creo que más que por lo que se nos decía, nos maravillaba por cómo se nos decía. Por cómo se nos trataba.

Y Los Electroduentes también nos cantaban. Menudas cancioncitas, ¿eh? He pasado de subir la de “Soy un Electroduende” porque he encontrado ésta y me ha encantado volver a verla y escucharla:

¿Y qué decir de las actuaciones musicales? Alaska, Javier Krahe, Eskorbuto (tela…), Toreros Muertos, Kiko Veneno y, claro, Santiago Auserón:

¿Os imagináis en un programa actual para los niños un vídeo contra la censura? Con declaraciones de Buero Vallejo, hablando de Buñuel y Bertolucci, el fragmento de una entrevista a Katheleen Turner hablando del tema… Pues ellos nos lo pusieron:

Quedáos con ésto que se nos decía, a nosotros, a los niños, al final de ese vídeo:

“¿Por qué existe la censura? ¿Por qué nos censuran las cosas otros? ¿No tenemos nosotros criterio?

Si alguien no quiere ver unas imágenes, alguien no quiere disfrutar de algo que le sienta mal para su moral, lo que tiene que hacer, en el caso de que tenga encencido el televisor, es apagarlo, abandonar los cines, no leer la prensa.

Uno mismo debe ejercer su autocensura pero, por favor, que nos dejen en paz, que no corten por nosotros. Esas tijeras tienen que desaparecer. Esos rombos tienen que desaparecer y tiene que surgir de nuevo la libertad de expresión.”

Impresionante. Toda la idea de ese programa giraba en torno a ese planteamiento.

Nosotros, los niños y jóvenes de la época, también tuvimos nuestra particular Transición, y nuestra especial Movida de los 80. Y, aunque no nos demos cuenta, es un poso que llevaremos siempre.

 

 





Hace 15 años ya…

26 07 2007

Ayer se cumplieron 15 años de la inauguración de los JJ.OO. de Barcelona, celebrada en el Estadio Olímpico de Montjuïc el 25 de julio de 1992.

Los 16 días durante los que se prolongaron me pillaron primero en un campamento en Mérida, y después en los Alpes franceses con mi familia y unos amigos de mis padres. Fue raro vivir parte de ellos en el extranjero. Un acontecimiento único como ese, se celebra en tu país, lo vives fuera de él, y sientes que algo te estás perdiendo, parte de la intensidad colectiva. Al margen de los recuerdos imborrables que todos tenemos de ellos, y a los que ahora me referiré, recuerdo especialmente el revuelo que hubo en Francia con la medalla de oro de Marie-Jo Perec en los 400m.

Fueron nuestros Juegos Olímpicos, los de Cobi, los de la flecha de Antonio Rebollo (por la que si nos preguntan diremos siempre que, por supuestísimo, entró), Mercury y Caballé, Fermín Cacho, Antonio Peñalver, el verdadero y único Dream Team, los de la remontada final de Hassiba Boulmerka, María Escario en la tele, los del duelo entre Gail Devers y Merlene Ottey, y el esperadísimo entre Carl Lewis y Michael Powell en el albero, Popov en la piscina, López-Zubero, las 6 medallas de oro de Vitaly Scherbo, y el gol de Kiko en el último minuto contra Polonia.

Para refrescar la memoria y revivir algunos de esos momentos míticos, comenzaremos por el instante cumbre de los Juegos:

Aún se me erizan los pelillos cuando veo el último recorrido de la antorcha, en manos de Epi, entre los espectadores, el prendido de la flecha, y el vuelo de ésta hasta el pebetero.

Las otras imágenes que siguen dejándome sin aliento son las de Freddie Mercury y Montserrat Caballé interpretando en directo en la Plaza de España el tema oficial de los Juegos, canción que jamás pudieron cantar juntos en la ceremonia inaugural, por la muerte prematura del Sr. Mercury en noviembre de 1991.

Hay un vídeo clip de esa canción, pero me impresiona mucho más escucharlos en esa interpretación que os digo en la Plaza de España:

Otro de los momentos míticos fue la carrera de los 1.500 metros, con ese Fermín Cacho haciendo levantar del sillón a todo quisqui. He buscado y rebuscado, y todo lo que encontrado en internet es este youtube grabado directamente de la pantalla de una tele. Cutre, pero igualmente emotivo:

En mi retina también quedó, como no, el recuerdo del Dream Team jugando como los ángeles y ganando todos los partidos por una diferencia media de unos 40 puntos de ventaja. Fue la mayor constelación reunida jamás en un equipo nacional, me atrevería a decir que en toda la historia del deporte. Apuntad: Barkley, Bird, Drexler, Ewing, Magic, Jordan, Malone, Mullin, Pippen, Robinson y Stockton (junto con los que estuvo el por aquel entonces jugador de la Universidad de Duke, Christian Laettner, y que debió sentirse como yo si me dan una raqueta y me ponen a jugar la Copa Davis). Casi nadie al aparato.

Un último recuerdo… También fueron, cómo no, los Juegos de Los Manolos… 🙂





Game Bye!

19 07 2007

¡Sinf, snif!

Leí ayer el El País que un directivo yankee de Nintendo ha afirmado que la compañía dejará de crear juegos para la legendaria Game Boy.

gb_sys1.jpg

1989. Todos los chavales de mi quinta teníamos unas cuantas maquinitas de Game & Watch de Nintendo: Donkey Kong, Fire Attack, Oil Panic, Life Boat

El 21 de abril de ese año, Nintendo rompió el mercado de las consolas lanzando un modelo portátil. El mismo creador de las Game & Watch, Gunpei Yokoi, diseñó un aparatillo que combinaba las ventajas del tamaño de aquellas, y la posibilidad de usar diferentes juegos, como la NES. Así, utilizando una versión modificada del procesador Zilog 80 (Z80, popularizado en los 80 con el Spectrum, Amstrad o MSX), a 4,19 MHz (eso es velocidad), 8 Kb internos y una LCD de 160×144 píxeles, salío al mercado en Japón la consola portátil total por aquel entonces.

Al poco le salieron duros competidores, fundamentalmente la Game Gear de SEGA, pero pese a tener mejores características técnicas, se dio de bruces contra la de Nintendo. ¿Por qué? Supongo que porque la Game Gear, aparte de ser bastante más cara, era mucho más aparatosa y chupaba pilas que daba gusto.

Por eso, y por el Tetris. Digamos que el juego y el soporte alcanzaron una perfecta simbiosis, ayudándose mutuamente a batir récords de ventas. Ni la Game Boy sería lo que ha sido sin el Tetris, ni éste se habría popularizado tanto sin la portátil. Además, la Gb contaba con el producto estrella de la compañía: Mario Bros., que con multitud de juegos ha estado siempre presente en las diversas generaciones de esta consola. Sonic, sí, molaba mucho como novedad, pero jamás le llegó a la altura de los tobillos a Mario Bros. No olvidemos tampoco que la serie de Pokémon arrasó igualmente en la GB.

705.png gbc_7.jpg

En 1996, al ver que su consola estaba perdiendo mercado en el mundo de las portátiles, Nintendo sacó una versión reducida, la Pocket, mucho más pequeña, con menos peso y una pantalla más grande. Además tan sólo usaba 2 pilas en vez de las 4 de antes.

Y en 1998, finalmente llegó la explosión de color a la Game Boy, cuya característica más importante fue la pantalla con 56 colores, si bien también duplicó la velocidad del procesador, tenía más memoria, un puerto de comunicaciones por infrarrojos y compatibilidad con todos los cartuchos de la versión en b/n.

gbc_10.jpg gbc_4.jpg

En el año 2001, para adapratse mejor a los avances, Nintendo comercializo la nueva generación llamada Game Boy Advance, que incluyó un procesador de 32-bit ARM (y un Z80 para compatibilizarla con juegos antiguos), una gama de colores mayor y una pantalla más grande (240×160 píxeles, en color de 15 bits, con 32.768 colores).

nintendo_game_boy_advance.jpeg

En 2003 salió al mercado la GBA SP, para algunos la mejor versión de la GB, que incorporó algo que se echaba en falta en la consola: la retroiluminación, además de una batería de ión-litio recargable.

sp_open.jpg

Finalmente, en 2005 se comercializó la última versión que existe de la GB: la GB Micro, cuyo reducido tamaño es lo único reseñable de un modelo apenas comercializado y más para frikis que otra cosa.

Tras 18 años de larga, prolífica y entretenidísima vida, parece que llega a su fin. En el recuerdo colectivo siempre quedarán las largas sesiones de Tetris, con sus musiquillas, el cogerla al cabo del tiempo simplemente por el placer de volver a pasarte del tirón el Super Mario Land, y ese pitido al encenderla, tan identificativo ya como pudo serlo el ruido de los juegos de Spectrum al cargar en el cassette.

Esta tarde probablemente la sacaré del cajón, pondré el cartucho del Tetris, la encenderé, escucharé el pitido y pensaré en la cantidad de cosas que han pasado durante sus casi 20 años de vida, de la mano de Mario, Wario, Kirbi… Si este blog fuera de Álvarez Cascos Miguel Ángel Rodríguez, diría que si la GB fuera chico podría votar, y si fuera chica podría ir preparando el vestido para el baile de presentación en sociedad… 🙂

256px-super_mario_land_box_art.jpg 250px-kdl1ussmall.jpg wariolandu-front.jpg

Pese a las horas de Tetris, pese a la de veces que habré pasado por puro placer el Super Mario Land, mi juego favorito de GB ha sido siempre el Castlevania II: Belmont’s Revenge. Una obra maestra que nunca fui capaz de terminar.

b-cv2br.jpg

Para finalizar, os dejo un vídeo de tributo a esta pequeña maravilla del entretenimiento.





“Dis is Espáaaain colin”

17 07 2007

Entrada friki-remember.

Imagino que algunos de vosotros ya conoceréis los cortes de audio que os voy a poner, pero el otro día los recordé, los bajé, y me volví a descojonar de lo lindo escuchando dos de las bromas telefónicas que en su momento hizo el imitador de José María García (es clavado) de El Tirachinas de la COPE, en su sección El Radiador. Los mejores son aquellos en que llamaba al extranjero por teléfono, chapurreando nonsenses en inglés.

El primer corte, el mejor. Llamada a un periodista de Liechtenstein, con ocasión de un partido de España, para preguntarle por el once inicial del equipo del Principado :

Periodista: “My name is Oliver XXXX.”

García: “Oh, Oliver… Jáu is Benji?”

(…)

García: “Oquéi… de alignemen of Lítestein”

Periodista: “Name the players, ok?”

García: “Peeerfecteri… in de pórteri? ander de dorrr?”

Periodista: “You mean the players who will play tomorrow… uhmm… in the first eleven”

García: “De ileven of… Lítestein… Ese ileven que cada tarde… que ich afternun, bring as… the ileven… la Organización Nacional de Pípol with No Vision”

Me parto 🙂

_____________________

El segundo corte (se oye un poco peor) fue una llamada que hizo al hotel de Amsterdam en el que supuestamente se alojaba el entonces Presidente del Madrid, Lorenzo Sanz, cuando ganó la Copa de Europa de 1998 a la Juve.

“Espic inglis yo… espic inglis tú… güi arrrr espiquin inglis”

Y el final: “yu ar incómpeten, necin an corrut… gud bai”

(EDITO: El segundo corte no se oye. En cuanto pueda lo arreglo)